Jueves, 24 Agosto 2017 11:28

NUESTRAS HISTORIAS DE ÉXITO: JOSÉ CAPELLA

Escrito por
Valora este artículo
(6 votos)

Este mes de agosto Pepe cumple su primer aniversario como socio de la Piscina Cubierta de Alboraya. Su elección no fue azarosa, antes de elegirnos probó hasta cuatro piscinas diferentes, pero las instalaciones y el personal de Alboraya le conquistaron. Los techos altos con las amplias cristaleras y la luminosidad de la piscina, el fácil acceso en coche y a todos los servicios (edificio, vestuarios, piscina, spa y gimnasio), la familiaridad de la sala fitness y el extenso horario de apertura hicieron fácil su elección final. Pero no todo ha sido así de fácil para Pepe en la vida.

Inicios con el medio acuático

A mediados de los años 70 el traumatólogo le aconsejó que nadara, cualquier estilo y cualquier distancia, pero que fuera constante en el ejercicio. Pepe camina con la ayuda de dos muletas y tiene una doble escoliosis, pero es capaz de nadar casi dos horas sin descanso (en ocasiones incluso más).

A los 21 años dejó de nadar una temporada y su salud se resintió; llegando a medicarse para mejorar sus problemas de circulación en las piernas (consecuencia de la polio sufrida de niño). Pepe volvió a nadar, y hoy en día (a pesar de sus dolencias), no necesita medicación alguna y él mismo afirma encontrarse lleno de vitalidad.

Retos a medio y largo plazo

En 2016 Pepe consiguió alcanzar su meta de los 1000 kilómetros nadados. En lo que va de año 2017, ya ha alcanzado los 900 kilómetros y es más que probable que pulverice su record del año pasado: “cada día, cuando vengo a nadar, me apunto en un calendario la distancia nadada. Tengo objetivos semanales, mensuales y el reto anual de pasar de los 1000 kilómetros nadados el año pasado”.

En estos últimos meses Pepe ha venido a entrenar una media de cinco días a la semana y en cada sesión ha permanecido una media de casi dos horas en la instalación. Hay semanas que consigue entrenar más días, pero depende de sus otras obligaciones. Tener apuntados la cantidad de kilómetros nadados y tener objetivos semanales le permiten recuperar los entrenamientos perdidos. De este modo, si una semana puede venir menos días, la siguiente semana los recupera; o si sabe que una semana va a venir menos días, aquellos en los que viene intenta nadar más metros para poder compensar el día perdido sin venir a nadar.

Mantener la motivación

Como Pepe nos cuenta, “es mucho más fácil estar motivado cuando uno practica un ejercicio en compañía, como pueda ser jugar al pádel. Si un día no te apetece entrenar, haces el esfuerzo porque sabes que si no vas, dejarás a tus otros 3 compañeros de pádel tirados. En cambio, la natación es un ejercicio solitario, debes mantenerte motivado a ti mismo; y esto no es siempre fácil.”

Efectivamente, en ocasiones resulta difícil hacerse a la idea de ir al gimnasio o de meterse en el agua, quizás por falta de ganas o por cansancio (mental o físico). Paradójicamente, cuando logramos motivarnos y hacemos ejercicio cuando menos ganas teníamos, la satisfacción al terminar el entrenamiento y el bienestar físico hacen que el esfuerzo inicial haya merecido la pena. “Vienes a nadar sin tener demasiadas ganas, y en cinco minutos ya se te han olvidado todas tus preocupaciones, poco a poco vas haciendo piscinas y sin darte cuenta nadas una hora. Al salir de la ducha te notas revigorizado y lleno de energía; contento, feliz y orgulloso de tu propio esfuerzo”, afirma Pepe.

Además, fueron usuarios como Pepe los que nos ayudaron a ver la falta de plazas de aparcamiento para usuarios con discapacidad. Gracias a sus sugerencias, pudimos trabajar con el Ayuntamiento de Alboraya para que el pasado mes de mayo se facilitaran dos amplias plazas en la calle de la Senda del Aire.

En la Piscina Coberta d’Alboraia nadan hombres y mujeres, de todas las edades y niveles. Según el mismo Pepe, no se trata de “picarse” con el resto de nadadores, sino de ponerse retos y objetivos alcanzables por uno mismo: semanales, mensuales e incluso por sesión, intentando mejorar el tiempo de los 25m.

Llueva, haga viento o un sol desolador, el agua de la piscina se encuentra a la misma temperatura y con las mismas condiciones idóneas para que el nado sea agradable. La natación es un ejercicio muy beneficioso, sin importar el nivel de cada uno/a, se pueden utilizar corchos, palas, aletas o tubo. Nuestro reto puede ser tan pequeño como nadar 4 piscinas por sesión (100m) u 80 piscinas. Pepe recomienda a todo el mundo que le dé una oportunidad a la natación y que, en caso de duda, consulte en la recepción del centro por los diferentes abonos y cursos de natación que existen. “Hay que ser constantes y darle tiempo al cuerpo para que mejore, pero los resultados merecen el esfuerzo, sin lugar a dudas”.

¡Gracias Pepe por elegirnos y por ayudarnos a ser mejores!

Visto 381 veces Modificado por última vez en Lunes, 28 Agosto 2017 09:56
Más en esta categoría: « STEP

Redes sociales

Blog

acceso blog

trabaja con nosotros

trabaja con nosotros

Horarios

Accede a todos los horarios de nuestras actividades


HORARIOS

Contacto

Teléfono: 96 186 42 54
Email: info@piscinamunicipalalboraya.com

CONTACTO

logo Ayunt Alboraya WEB mini

logo alboraya

Back to top